Logo Seguridad online
3 : 14 am | 14 - 12 - 2017
bdeAbajo Btns

















08 de Octubre del 2017

Protección Perimetral: 10 puntos clave para una exitosa implementación



Por Sergio Rivera García, Gerente de Ventas para América Latina de Southwest Microwave Inc.

Al hablar de protección perimetral nos viene a la mente la utilización de sensores altamente sofisticados que a lo largo de los años se han empleado para proteger sitios o instalaciones estratégicas contra posibles intentos de intrusión. En realidad, la protección perimetral forma parte de los sistemas de seguridad física que no sólo comprenden los llamados sensores perimetrales, sino otros componentes tales como los sistemas de control de acceso, de circuito cerrado de televisión (CCTV), de iluminación y de comunicaciones, entre otros.

 

 

Cuando los profesionales en la industria de seguridad requieren proteger un perímetro, surgen varias interrogantes que de no ser cuidadosamente analizados pueden llevar a un diseño deficiente que no ofrece una solución de acuerdo con las necesidades del cliente. Cuando esto ocurre, el sistema se puede convertir en un gasto en vez de ser una inversión a largo plazo. El desarrollo de un proyecto de protección perimetral, consiste en algo más que seleccionar un sensor de alto desempeño y tecnología de punta. A continuación, se ofrecen 10 puntos clave que sugerimos tomar en consideración cuando se lleva a cabo la planeación de un proyecto de protección perimetral a fin de facilitar que las medidas seleccionadas logren cumplir con los objetivos y metas de seguridad requeridas en el proyecto.

Definición del Tipo de amenaza existente, posible blanco y características del sitio
Es muy importante conocer con detalle qué es lo que se pretende proteger, de quién se pretende proteger, así como las características físicas y operacionales del sitio. En proyectos de alto riesgo, esta es parte de la información que un Análisis de Riesgo bien estructurado permite identificar a través de las encuestas de seguridad, observaciones directas, entrevistas y análisis de documentos (políticas, procedimientos escritos, etc.) propios al sitio en cuestión. Una vez que se obtiene la mayor información sobre la amenaza, el posible blanco, y de las características del sitio, se pueden planear las medidas necesarias para mitigar el riesgo existente.

Consideración de 4 funciones básicas de protección perimetral
Existen 4 funciones básicas que siempre se deben incluir en todo proyecto de protección perimetral:

Detección: A través de un sensor perimetral de tecnología probada con una alta probabilidad de detección y un índice bajo de falsas alarmas.

Demora: Utilizando dentro de lo posible barreras físicas o medios naturales que retarden el ingreso o egreso de un posible agresor. Es altamente sugerido instalar la demora después de la fase de detección. El tener medios de demora antes de los medios de detección se convierte en tan sólo un disuasivo. La demora ayuda a ganar tiempo para realizar las fases de evaluación y respuesta.

Evaluación: A través de guardias y sistemas de CCTV, los cuales permiten confirmar si se trata de una “falsa alarma” o de un evento real. Esto posibilita planear la forma adecuada de reacción ante una amenaza.

Respuesta: Utilizando recursos internos (guardias) o externos (policía, fuerzas armadas) a fin de evitar que se lleve a cabo una intrusión, un posible ilícito o daño a bienes tangibles o intangibles.

Selección del tipo de sensor perimetral adecuado
La selección del sensor perimetral es de gran importancia y su desempeño depende en gran parte de las características físicas del sitio en donde se pretende instalar. Existen más de una docena de tecnologías de sensores perimetrales utilizadas en la actualidad que ofrecen diferentes prestaciones y que requieren distintas condiciones para su operación. Por ello, es de máxima importancia pedir apoyo directo a los fabricantes a fin de conocer la forma sugerida para la instalación y puesta a punto de sus productos/soluciones. Esto suena muy simple mas, sin embargo, en la práctica existe un alto porcentaje de sitios que presentan problemas en el perímetro debido al uso de tecnologías que no son apropiadas para trabajar bajo las condiciones físicas o ambientales que posee el sitio.

La mayoría de las veces el factor económico juega un papel determinante en la selección de la tecnología, pues se aplica la conocida frase de “bueno, bonito y barato”. Esto puede llevar a caer en la tentación de seleccionar el sensor perimetral basándose únicamente en el precio, dejando a un lado factores importantes tales como desempeño ante las condiciones existentes en el sitio, avance tecnológico, soporte técnico, vida útil, garantía del fabricante, madurez/obsolescencia de la tecnología, etc.

Creación de múltiples anillos de seguridad en proyectos de alto riesgo
Es un error pensar que un sitio de alto riesgo se puede proteger utilizando solamente un anillo de seguridad. En sitios en donde existe un alto riesgo de ataque, sabotaje o robo, es necesario considerar el utilizar varias “capas” de seguridad, tanto en el perímetro como en la seguridad interior. En el perímetro, la utilización de múltiples “anillos” de seguridad aumenta en gran medida la posibilidad de detectar a tiempo una posible intrusión e incrementa el tiempo de demora para penetrar hasta el objetivo. En términos de los sensores perimetrales, el instalar una tecnología distinta en cada anillo permite que los sensores se complementen ofreciendo mayor nivel de seguridad (las debilidades de una tecnología se compensan con las fortalezas de otra). Por ello, es muy importante conocer las fortalezas y debilidades de cada tecnología de sensores perimetrales que se pretende utilizar.

Diseñar considerando un concepto de protección balanceada
Cuando se desarrolla un proyecto de protección perimetral, es muy importante prever que los distintos elementos que forman los llamados “anillos de seguridad” cuenten con una resistencia a una penetración o evasión de forma homogénea. Es decir, un intruso que desee penetrar a un sitio protegido debe encontrar una dificultad semejante alrededor de todo el perímetro. Es muy común que, al analizar un perímetro a proteger, se encuentren áreas más propensas a sufrir una intrusión y es ahí donde un adecuado Análisis de Vulnerabilidad puede hacer salir a la luz problemas que deben ser corregidos. Es posible hacer una analogía del refrán “la cadena es tan fuerte como su eslabón más débil” mencionado que “el perímetro es tan robusto como su punto más débil”.

zonas de detección de acuerdo con el nivel de seguridad requerido
Según sea la tecnología de sensores a utilizar, el tamaño de la zona de detección generalmente depende del número físico de unidades de control que se instalen en el perímetro o de la programación que se realice en el software de configuración del sistema perimetral. En la práctica, el tamaño de las zonas de detección debe ajustarse al nivel de seguridad deseado y a las capacidades de evaluación y respuesta que se puedan lograr en términos reales (realizando simulacros de intrusión y midiendo los distintos tiempos de reacción hasta llegar a la interrupción del agresor). Es obvio que en la mayoría de los proyectos se desea tener el máximo de seguridad posible al mínimo costo, pero en la realidad no siempre es posible. Es por ello que en muchas ocasiones se trata de aprovechar la capacidad de los sensores perimetrales al máximo, ofreciendo zonas de detección con distancias iguales a la longitud máxima que estos sensores pueden supervisar. Económicamente hablando esto se traduce en una reducción en los costos de los equipos perimetrales, pues se requiere de menos equipos sensores en el perímetro, pero como consecuencia se incrementa el riesgo de reducir el nivel de seguridad del sitio al tener zonas muy largas para las cuales no se tienen los recursos materiales o humanos para evaluar y reaccionar en un tiempo razonable que permita interrumpir y evitar un posible ilícito. Cabe mencionar que en sitios de máxima seguridad (prisiones, plantas nucleares, etc.), las longitudes de zona de detección por lo general no exceden los 100 m de distancia a fin de permitir una evaluación y una respuesta eficaz y eficiente. En resumen, la longitud de la zona de detección debe ser cuidadosamente planeada sobre la base del nivel de seguridad requerido y de las capacidades de evaluación y respuesta realmente disponibles.

Mantenimiento periódico del sistema
Aunque este punto puede parecer demasiado obvio, la falta de mantenimiento periódico en los sistemas perimetrales es la principal causa de que muchos proyectos se encuentren con sus sistemas perimetrales fuera de operación después del primer año de haber sido instalados. El mantenimiento preventivo debe ser uno de los elementos a tomar en cuenta desde que se realiza el estudio de un proyecto de seguridad perimetral, pues éste presenta ciertos costos que son parte del ciclo de vida de los equipos. Si bien es cierto que la mayoría de los sensores perimetrales actuales requieren de muy poco mantenimiento, la mayoría de las veces es el terreno (vegetación, erosión, etc.), las barreras físicas (estado general de las cercas metálicas, muros, etc.) o las plataformas y equipos auxiliares (postes, estructuras, cableados, fuentes de alimentación, etc.), los que requieren de ser mantenidos en forma adecuada. Es necesario que el usuario esté consciente de la importancia que esto representa y que lo considere como una parte de sus planes y presupuestos de mantenimiento anual.

Capacitación para la operación del sitio
La capacitación para la operación de un sistema de seguridad perimetral es de gran importancia. Uno de los componentes más costosos en un sistema de seguridad física es el personal. Es natural que a lo largo del tiempo en cualquier empresa exista salida o rotación del mismo. En el caso del personal a cargo de las labores de seguridad y mantenimiento, es necesario que se cuente con un programa de capacitación y actualización que permita a los nuevos integrantes familiarizarse con el funcionamiento de todos los componentes del sistema de seguridad perimetral, y que permita también a los funcionarios ya experimentados el reforzar diversos aspectos y detalles específicos de la operación del sistema en su conjunto. Algunos temas (adicionales a la especialidad del operador) que se sugieren tratar en los programas de capacitación son:
• Tecnología en seguridad y sistemas de comunicación
• Procedimientos de respuesta ante una emergencia
• Seguridad y prevención
• Primeros auxilios
• Orientación de políticas corporativas
• Relaciones públicas y trato a visitantes
• Seguridad informática
• Aspectos legales en seguridad
• Prevención de ilícitos
• Redacción de reportes / toma de notas
• Ética, honestidad, imagen profesional y conducta corporativa

Simulación de eventos o amenazas
Es altamente recomendado el considerar simulacros periódicos de los posibles eventos o amenazas que pudieran ocurrir, con la finalidad de:

• Confirmar el funcionamiento de los sensores perimetrales instalados. Esto permitirá saber si a través del tiempo éstos mantienen su mismo nivel de eficiencia o si es necesario reconfigurar, recalibrar, reparar o corregir detalles físicos en el perímetro.

• Averiguar si los medios de demora son lo suficientemente efectivos y colaboran en forma suficiente con el nivel de seguridad deseado.

• Verificar que los sistemas de evaluación (equipos y personal) funcionen en forma adecuada pudiendo confirmar la presencia de un intruso.

• Comprobar la forma en que el personal a cargo de la seguridad del sitio realiza los procedimientos y acciones correspondientes bajo la presión de un evento. Esto permite no sólo conocer cómo reacciona el personal, sino también el tiempo en que tardan en interrumpir una acción potencialmente negativa (que es uno de los objetivos esenciales de un sistema de seguridad perimetral).

El resultado de estos simulacros permitirá obtener información clave para crear un programa de mejoramiento de calidad y desempeño del sistema de seguridad perimetral, así como de los subsistemas relacionados con el mismo.

Seguridad física Integrada
Un sistema de seguridad perimetral está relacionado con varios sistemas adicionales de seguridad física, tales como el circuito cerrado de televisión, sistemas de iluminación, control de acceso y sistemas de comunicaciones, entre otros.

Hoy día, la tendencia en proyectos de seguridad física es la integración de los distintos sistemas en una sola plataforma que permita un manejo más sencillo y eficiente de los recursos que ofrecen los distintos sistemas. Por ello, es muy importante que las tecnologías a utilizar en el perímetro, además de cumplir con los elementos mencionados en los puntos anteriores, permitan ser integradas a las distintas plataformas que existen para la recepción y manejo de alarmas en la actualidad. Es de gran importancia consultar con los fabricantes de sensores las diversas opciones que ofrecen para la integración de sus tecnologías a fin de evitar la obsolescencia y aislamiento del sistema perimetral.

 
 
 
 

































pie
maquetarevista