Logo Seguridad online
9 : 41 pm | 24 - 09 - 2017
bdeAbajo Btns

















01 de Mayo del 2004
La evolución de los sistemas de seguridad.


Desde su aparición sobre la tierra, el hombre sintió la necesidad de protegerse. Desde las primeras sociedades humanas una de las principales funciones del estado (encarnado en el líder de la comunidad primitiva, el rey, el señor feudal, en fin, los gobernantes) fue administrar justicia y proveer seguridad.
 

La inseguridad es un mal que se genera en la sociedad y es más cruenta cuanto mayor es la concentración y la aparente evolución social; pues las causas que la generan son cada vez más complejas e interrelacionadas. La inseguridad no obedece fundamentalmente a bajos recursos económicos o marginación social.

A medida que las sociedades evolucionaron, las causas que generan la inseguridad se hicieron más complejas.
Por lo general, el Estado fue ineficiente en combatirlas, atacando antes a las consecuencias que a las causas que las provocaban.
Quienes tienen que tomar decisiones políticas, no tienen gente idónea o de confianza para efectuar los cambios imprescindibles para revertir la tendencia de la inseguridad creciente.
Es por eso que la gente empezó a buscar protección según sus necesidades: mientras para una casa en el campo, de bajos recursos o en un lugar despoblado un perro puede ser suficiente, para otras casas una alarma puede ser insuficiente.

Para casos complicados, con entornos más complicados, con requerimientos de máxima eficacia, la seguridad sólo podrá ser cubierta mediante una mezcla de las distintas soluciones, en donde no puede faltar un servicio de monitoreo profesional normalizado.

Los sistemas evolucionan de la siguiente manera:

Medios físicos: tales como cerraduras, rejas, etc., fácilmente vulnerables con tiempo y herramientas.
Animales: (perros)
Vigiladores: (policías, serenos)
Alarmas sonoras: que actúan como factor disuasivo ante la irrupción del ladrón y que requieren de un mantenimiento que, por lo general, el usuario no cumplimenta.
Alarmas con llamador telefónico: que no garantizan la recepción del aviso del evento.
Sistemas de observación por video - CCTV
Monitoreo con un microprocesador con comunicador digital incorporado: cuya efectividad depende de la seriedad y la eficiencia de la central de monitoreo contratada; centrales que proliferaron en la década pasada.
En estos casos, se recibe una confirmación de que la llamada ha sido recibida. Pero si la central de monitoreo no es un proyecto serio, sus operadores, que por lo general no están preparados para manejar estas situaciones, no sabrán distinguir cuándo se trata de una falsa alarma, por ejemplo; y si sólo se responde dando aviso a la policía, llega un momento que ésta desestima la llamada y el usuario comienza a descreer de la efectividad del sistema.
Alarmas con monitoreo profesional: El monitoreo profesional con servicios de back up es el resultado de la evolución para cubrir todas las deficiencias de los sistemas anteriormente mencionados.

Es de aplicación en los países evolucionados donde la defensa de los derechos del consumidor existen porque hay estándares, y el consumidor abonado sabe por lo que está pagando.
De este modo no se engaña al abonado, haciéndole creer que recibe un servicio que después no es tal.

El monitoreo profesional tiene dos funciones fundamentales:

a) asegurar el efectivo funcionamiento del sistema en todo momento y,
b) minimizar las falsas alarmas.
Para su cumplimiento es imprescindible que los proyectos o instalaciones y procedimientos se realicen estrictamente bajo normas.

Todo lo anterior explica, además, la ineludible necesidad de capacitación y reentrenamiento sistemático de asesores, instaladores y operadores.
Estos sistemas deben contar también, con servicios de auditoria accesible e indubitable.

Necesidades versus soluciones
La necesidad de seguridad varía de acuerdo a la cultura del entorno, el estándar de vida y los factores psicológicos directos e indirectos, las experiencias anteriores del destinatario que debe tomar la decisión sobre el sistema de seguridad del cual se proveerá.
Esta necesidad de sentirse seguro va mas allá de la colocación de una alarma con monitoreo, dado que la seguridad es una situación intangible, un estado de ánimo.
Proveerse de seguridad para las personas puede abarcar desde comprarse un perro, instalar rejas, blindar su casa o poner un sistema electrónico.

Generalmente un sistema de seguridad no es sólo un servicio aislado sino una combinación de elementos físicos y electrónicos o una combinación de ambos, y fundamentalmente un compromiso, por parte del usuario, de utilizar apropiadamente los sistemas.
En este aspecto, el asesor de seguridad juega un papel fundamental ya que, con sus sugerencias, logrará que el abonado tome conciencia para lograr minimizar el riesgo de sufrir un delito.
Uno de los aspectos claves que debe tener en cuenta un asesor es que su primera función consiste en detectar las verdaderas necesidades de su cliente, brindándole una solución a su medida y que no exceda lo que realmente necesita.
Si la verdadera necesidad de un cliente es colocar una reja, no debe intentar venderle un sistema de alarma, aunque esto no sea el negocio.
A veces se aconseja enrejar una propiedad; pero si el propietario olvida trabar las rejas o éstas están abiertas, toda la inversión sirvió para saber que se hizo algo, pero no se previene.

Lo mismo ocurre con un sistema de alarmas instalado y previamente proyectado, si por diversas razones no se utiliza.

El servicio de seguridad es un negocio recurrente en donde la confianza de un cliente en su proveedor es fundamental para conservar esta relación.

Existen una sola forma de llevar adelante un negocio de soluciones de seguridad: Consiste en mantener un compromiso de alta calidad en el servicio permanente con el cliente, de manera que jamás se desilusione sino por el contrario, gracias a que el servicio es bueno, se logre la fidelización.


 
 


































pie
maquetarevista